Un tipo atrevido, no muy listo

Hace unos días, poco antes de la hora del cierre, un visitante del Museo de Artes Decorativas de Praga se acercó a una hermosa fotografía de Frantisek Drtikol, un desnudo titulado Wave (ola), la cortó por los bordes, asi por las buenas, y se la llevó. Al dia siguiente, el museo anunció el robo de la pieza, valorada en varios cientos de miles de dólares.

Flash back: Meses antes, un galerista especializado de La Jolla, Californa, Joseph Bellows, recibió un mail de un desconocido que le ofrecía una copia de esa foto, y contaba con todo detalle como Drkitol se la había regalado a su tío, un sastre checo. El vendedor se ofreció a mandarle la copia. Bellows se fue a Nueva York, al AIPAD, la feria de fotografía artística mas importante del mundo, y le pidió que se la enviara al hotel.

El ladrón había hecho muy bien su trabajo, incluyendo las labores preparatorias, por  ejemplo, contactar a un galerista para saber si el producto valía la pena y si podría tener salida en el mercado. Todo con una gran ingenuidad.

El problema es, como casi siempre, internet. Cuando Bellows recibió la copia, decidió investigarla y lo primero que encontró fue la noticia del robo. Así que la envió a un servicio de recuperación de obras artísticas robadas, de donde volvió al museo original. Parece que la policía checa también ha sido capaz de encontrar al ladrón.

Estoy pensando que conozco un par de fotos expuestas en esquinas oscuras de museos de Madrid... Igual con un cutter...

vía La Lettre de la Photo, un blog de noticias que consigue mandarme al menos una interesante cada día.

1 comentario:

Josep Fábrega Agea dijo...

Me quito el sombrero con tu buen gusto.

Related Posts with Thumbnails